Las audiometrías son exámenes que evalúan tu capacidad para escuchar sonidos. Primeramente debes de saber que los sonidos varían de acuerdo con el volumen o fuerza (intensidad) y con la velocidad de vibración de las ondas sonoras (tono).

Cuando escuchamos, las ondas sonoras estimulan los nervios del oído interno. El sonido después viaja a lo largo de las rutas nerviosas hasta el cerebro.

Para saber si se escucha, se hace un audiograma. Esto es bloquear un oído y evaluar si la persona puede escuchar susurros, palabras y sonidos.

La audiometría brinda una medición mucho más precisa acerca de la audición. En ella se usas audífonos, conectados a un audiómetro. Los tonos puros de intensidad controlada se transmiten generalmente a un oído a la vez. Pedimos al paciente levantar la mano, presionar un botón o indicar de otro modo cuando escuche un sonido.

Finalmente graficamos la intensidad o volumen mínimo requerido para escuchar cada tono. Colocamos el oscilador óseo, que es un dispositivo especial, contra el hueso por detrás de cada oído (hueso mastoideo) para evaluar la conducción ósea. Te invitamos a solicitar este estudio con nosotros.

Referencias

Medline Plus: Audiometría